Compartir

“Los estudiantes se encuentran en el centro de nuestra política de bienestar integral”

Compartir

María Verónica Pincheira, es jefa de la División de Bienestar Estudiantil dependiente de la Dirección de Desarrollo Estudiantil de la UFRO, con más de 30 años de experiencia en el área de asistencia social y gestión institucional ha sido impulsora de importantes transformaciones en el área de Bienestar Estudiantil de su institución, dejando en evidencia que el paso por una universidad pública es un sello diferenciador que fortalece la inclusión y la justicia social

¿Cuáles son esos valores que usted identifica en la universidad pública y en particular en el área de bienestar estudiantil de la UFRO?  ¿Cuál es el sello diferenciador?

Tratamos de ser justos en términos de asignar y ayudar al estudiante, y dar todas las oportunidades. Si se acaban los beneficios totales, siempre se buscan la alternativas para que ese alumno continúe y poder apoyarlo para que termine su proceso educativo.

Nosotros además de bienestar estudiantil, nos referimos al proceso de acompañamiento. si bien es cierto, tenemos diferentes áreas,  el acompañamiento siempre está presente, en salud mental, salud estudiantil, en el deporte, tratamos siempre que el alumno viva la vida universitaria con todos los valores y que aprenda a diferenciarse y adquirir los conocimientos y que se note su paso por esta universidad, porque la universidad integra valores que son fundamentales para desenvolverse en la sociedad como la tolerancia, el respeto y la aceptación de las diversidades.

Como ejes de nuestro trabajo se encuentran la justicia social, la tolerancia y la equidad. Más que igualdad nos referimos al concepto de equidad, entendemos que somos parte de una sociedad diversa por ello buscamos que el bienestar sea cada vez más equitativo.

¿Cómo han ido construyendo las definiciones y enfoques con respecto al Bienestar Estudiantil, qué referentes se integran en su visión?

La universidad ha ido diseñando una  política de bienestar integral, donde los estudiantes se encuentran en centro. Esto también está asociado a la dimensión cultural, es decir, respetar las diferentes culturas que hacen parte de la vida universitaria. Si los alumnos quieren organizarse y visibilizar su cultura, están los espacios para poder desarrollarlo en la universidad.

Así también es un proceso que también retroalimenta a las comunidades de las que hacen  parte los y las estudiantes. Se fortalece todo un sistema de vida, porque la cultura de las comunidades se vive en la universidad y los aprendizajes generados en la universidad pueden aportar el desarrollo de las comunidades. 

Somos además la universidad del país que más beneficios y apoyos estudiantiles otorga a comunidades indígenas, ya que estamos insertos en una región que tiene más de un 30% de población Mapuche y esos indicadores se condicen con la representatividad actual en la matrícula de pregrado. Es por ello que hemos ido ampliando los enfoques en las áreas de salud intercultural,  en el desarrollo de la ciencia desde miradas interculturales,  en espacios de recreación y autocuidado. Los desafíos aún son muchos deben ir aparejados de políticas de financiamiento para un mayor desarrollo del bienestar estudiantil. Se ha avanzado bastante y como universidad pública tenemos mucho que decir.

Usted también ha participado en la Mesa Técnica de Calidad de Vida Estudiantil dentro del proyecto Ethos, ¿cómo usted evalúa que exista ese espacio de encuentro y de diálogo de un área tan importante como el bienestar estudiantil? y ¿qué expectativas tiene a partir de estos diagnósticos?

Creo que es una instancia valiosísima en que la universidades se puedan encontrar. Es la primera vez que yo participo en un espacio en que solo estén presentes las universidades estatales. Yo siempre he participado en reuniones en el Ministerio de Educación o con las Universidades que hacen parte del Consejo de Rectores y en esos espacios hay universidades privadas y aunque las disfracen, tienen fines de lucro.  

Es muy importante que el Estado se preocupe de ver cuál es la calidad de vida de los estudiantes, ya que uno de los principios de la universidad debe ser la formación de profesionales integrales. Esto es vital porque vivimos en una sociedad está enferma ya que nunca nos preocupamos de la salud de nuestros estudiantes ni de su integralidad. No basta con entregar libros o títulos. Aquí el alumno tiene que ser integral en las dimensiones culturales, deportivas, comprender al estudiante en su dimensión humana porque además de conocimiento, necesitamos la cultura, necesitamos el ocio, necesitamos que se nos abran puertas en términos de tener otras vivencias respecto de lo que nos rodea.

La universidad pública tiene que decir algo al respecto, porque los líderes del futuro se forman en las universidades públicas, porque tienen compromiso con el desarrollo de la sociedad. Las universidades privadas también forma excelentes profesionales, pero su prioridad no es el responder a las necesidades de los territorios. Uno tiene que formar profesionales íntegros que puedan buscar el bien común para todas y todos. 

Sin duda el desarrollo integral de las personas es un sello muy importante de las universidades estatales, ¿qué otros desafíos identificas que se deben abordar desde la Calidad de Vida estudiantil en las universidades estatales?

Los desafíos son amplios, cuando estuvimos trabajando en los diagnósticos de inmediato me di cuenta que  la migración como dimensión es un área muy sensible y que debemos tener políticas de calidad de vida para abordarlo. Por ello es muy importante que continúenos potenciando el trabajo que está realizando la Mesa de Calidad de Vida Estudiantil del SUE. Debemos actuar de forma unida, mancomunada, e ir aprendiendo entre las diferentes experiencias de las universidades, porque es la manera en que podamos tener un sello diferenciador como universidades públicas. Apoyarnos es la única manera que podamos marcar la diferencia.

Por. Erick Valenzuela. Periodista Ethos, CUECH

"La universidad ha ido diseñando una  política de bienestar integral, donde los estudiantes se encuentran en centro. Esto también está asociado a la dimensión cultural, es decir, respetar las diferentes culturas que hacen parte de la vida universitaria. Si los alumnos quieren organizarse y visibilizar su cultura, están los espacios para poder desarrollarlo en la universidad."